Características de las almohadas para embarazadas

El embarazo es duro para tu cuerpo. A medida que avanza a lo largo de las semanas del primer, segundo y tercer trimestre, es probable que aparezcan molestias corporales. Esto puede hacer que descansar bien por la noche se sienta casi imposible, especialmente una vez que ya no puedas dormir boca abajo o boca arriba. Pero dormir toda la noche es tan importante, si no más, cuando estás embarazada.

Las almohadas para embarazadas pueden brindar un alivio muy necesario a las futuras madres privadas de sueño. Estas almohadas especializadas están diseñadas para apoyar su estómago en crecimiento, mientras hacen que la posición para dormir de lado recomendada por el médico sea un poco más cómoda. Conoce aquí los beneficios, tipos de almohada para embarazo y lactancia y cuándo podrás comenzar a usar una.

Beneficios de las almohadas para embarazadas

El beneficio más obvio de una almohada de embarazo es que ayuda a la mujer a dormir mejor al brindar apoyo al cuerpo. Los siguientes son algunos de los otros beneficios de usar una almohada de embarazo:

Alivia los dolores y molestias corporales: a medida que aumenta el peso corporal durante el embarazo, ejerce presión sobre la espalda, las caderas y las piernas. Es fundamental que estas partes del cuerpo descansen, y eso solo es posible si puedes dormir en una buena posición. Una almohada de embarazo brindará apoyo y comodidad a estas partes y asegurará un descanso adecuado, aliviando los dolores y molestias.

Mejora la circulación sanguínea: Dormir de lado favorece la circulación sanguínea, y está recomendado para mujeres embarazadas. Dormir de costado puede resultar incómodo para una mujer embarazada debido a su creciente barriga. Gracias a su suave acolchado, una almohada de embarazo le permite dormir cómodamente de lado, lo que facilita y promueve la circulación de la sangre en el cuerpo.

Horas de sueño mejores, más relajadas y más largas: Un buen descanso es la clave para un embarazo seguro, y una almohada de maternidad le permitirá dormir mejor y durante más horas.

Útil después del parto: una almohada para embarazo y lactancia será útil incluso después del nacimiento del bebé, ya que le ayudará a colocar a su bebé en la posición correcta durante la lactancia, para que el bebé aprenda a agarrarse correctamente.

¿Cuándo se puede comenzar a usar una almohada de embarazo?

Si bien no hay un tiempo fijo para comenzar a usar una almohada de embarazo, puede comenzar a usarla cuando se sienta incómoda mientras cambia de posición durante el sueño. Alrededor de las 20 semanas de embarazo, la barriga comienza a expandirse, provocando dolor en los ligamentos y otras partes del cuerpo debido al aumento de peso. Este es un buen momento para comenzar a usar una almohada de maternidad.

Si bien una almohada puede parecer insignificante en el esquema más amplio de cosas para una mujer embarazada, es un accesorio esencial que puede brindar mayor comodidad y apoyo. Es fundamental seleccionar entre las mejores almohadas para embarazadas después de evaluar las necesidades de la madre. La almohada adecuada también ayudará a reducir el dolor corporal y de espalda, causado por un aumento de peso durante el embarazo. Sobre todo, garantizará que la futura madre duerma cómodamente, lo que es fundamental para el bienestar de la madre y del bebé.