Consejos para mejorar el sueño durante el embarazo

Dormir cómodamente durante el embarazo puede ser una lucha, especialmente durante los meses posteriores, cuando es el momento de dar a luz. Por lo tanto, para mejorar tu sueño sigue estos consejos:

  • Empieza a usar almohadas que ya tienes. Ajusta su ubicación de diferentes maneras para ver si obtienes el apoyo que necesitas.
  • Cuando duermas sobre tu lado izquierdo coloca una almohada entre las rodillas. Para evitar desplazarte hacia la derecha coloca otra almohada detrás de tu espalda.
  • Coloca debajo de tu vientre otra almohada para mayor apoyo.
  • Si estas sugerencias no funcionan, compra una almohada de maternidad que brinde apoyo solo en los lugares correctos. 

Dormir lo suficiente es más importante que nunca ahora que estás durmiendo por dos. Sigue nuestros consejos de uso para almohadas de embarazo  y si crees que la falta de sueño se está convirtiendo en un problema, habla con tu médico. Él o ella pueden ayudarte a encontrar la raíz de tu problema y las soluciones para obtener el descanso que necesitas.

Por qué el embarazo dificulta el sueño

A pesar de que durante el primer trimestre de su embarazo es posible que duermas más de lo habitual. Por lo general, es más tarde en el embarazo cuando la mayoría de las mujeres tienen problemas para dormir lo suficientemente profundo y sin interrupciones.

El embarazo es un momento de grandes cambios en el cuerpo de todas las mujeres, y algunos de esos cambios hacen que conciliar el sueño, o permanecer dormido, sea más difícil.

Hormonas

Como ocurre con la mayoría de los problemas del embarazo, las hormonas influyen en la alteración de los patrones de sueño. Los niveles más altos de progesterona pueden causar somnolencia durante el día, mientras que otras hormonas pueden provocar sueños vívidos e inusuales, o tensar los músculos y provocar ronquidos y malestar por la noche.

Acidez

Las hormonas también pueden causar acidez estomacal, ardor doloroso en el pecho y el esófago. La acidez estomacal también es conocida por mantener despiertas a las madres embarazadas por la noche.

Más adelante en el embarazo, la acidez también puede ser causada por su bebé en crecimiento que ejerce presión contra el estómago, empujando los ácidos digestivos hacia el esófago.

Estrés 

¡El embarazo también es estresante! Muchas mamás tienen dificultades para dejar de pensar en preocupaciones y ansiedades por la llegada de tu bebé. ¿Cómo será el trabajo de parto? ¿Y si algo sale mal? ¿Tengo todo lo que necesito? Sabemos por experiencia que estos pensamientos pueden mantener despierta a una madre durante horas.

Otros síntomas físicos comunes también pueden interferir con el sueño:

  • La necesidad frecuente de orinar.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Dificultad para respirar.
  • Calambres en las piernas y dolores de espalda.

Es clave recordar que una rutina de sueño saludable es crucial para tu salud y la de tu bebé en crecimiento. El sueño tiene que ser una prioridad, incluso si se siente imposible.

Aquí es donde entran las almohadas para el embarazo. La mejor almohada para el embarazo puede ser una gran ventaja mientras trabaja para encontrar el camino de regreso al sueño.

Cómo mejorar el sueño durante el embarazo

Realiza ejercicio durante el día

Hacer ejercicio físico durante el día de forma regular te mantendrá saludable, te ayudará a mejorar la circulación, evitar dolores y calambres. Especialistas confirman que gastar energía en tu rutina de ejercicio te permitirá descansar mejor, ya que, naturalmente el cuerpo necesita descansar para reponer energía.

Eso sí, solicita ayuda de tu médico para adaptar tu rutina de ejercicio a la etapa de embarazo que estés atravesando. Así evitarás sobre exigirte.

Incluye actividades de relajación

El yoga, la meditación, los masajes, las técnicas de respiración y otras actividades orientadas a liberar estrés físico y mental, son una gran opción cuando se trata de mejorar el sueño no solo durante el embarazo, sino durante cualquier etapa de tu vida.

Incluye alguna de estas actividades minutos antes de dormir y prepárate para disfrutar de un sueño reparador.

Mejora tu digestión

Muchas veces la indigestión, acidez estomacal y nauseas causadas por los cambios hormonales durante el embarazado dificultan la conciliación del sueño. Una alimentación saludable te ayudará a reducir estos efectos y obtener un mejor descanso.

Consume frutas y verduras frescas durante el día, y evita las comidas picantes o muy copiosas antes de dormir. Lo ideal es realizar varias comidas ligeras durante el día en lugar de comidas muy grandes.

Evita el exceso de líquidos y la cafeína

La hidratación es fundamental y es debes mantenerte hidrata durante el día. Pero, el exceso de líquidos antes de dormir puede provocar que tengas que levantarte de la cama para ir al baño en repetidas ocasiones. Además, la cafeína genera un exceso de activación, lo que dificulta el descando.

Por eso, evita el exceso de líquidos antes de dormir, lo ideal es reducirlo progresivamente conforme se acerca la hora de dormir. Procura no consumir cafeína por lo menos 4 o 5 horas antes de dormir, y recuerda que la cafeína no es solo café, el chocolate, té, gaseosas y bebidas energizantes también contienen cafeína.

Acondiciona tu habitación

El ambiente es un factor muy importante que influye en la calidad del sueño. Un ambiente cálido, tranquilo y libre de ruidos e interrupciones te permitirá tener un sueño reparador.

Regula la temperatura de tu habitación, apaga la luz al momento de dormir y abrígate adecuadamente de ser necesario. Elimina además todos los artefactos electrónicos que puedan interrumpir tu sueño como televisión, radio, laptop, y pon en silencio tu celular antes de dormir.

Utiliza una almohada para embarazadas

La comodidad es fundamental al momento de dormir, sobre todo durante el embarazo. Las almohadas para embarazadas están diseñadas para adaptarse al cuerpo de la futura madre durante las distintas etapas del embarazo. Lo que te dará mayor comodidad y mejorará la calidad de tu descanso.

Además, te ayudará a reducir los dolores de vientre, espalda, piernas y brazos que son propios del embarazo. En definitiva, esta es una excelente opción, y lo mejor es que también funcionan muy bien como cojines para dar de lactar a tu bebé.

Conclusión

Sin duda, un buen descanso hará que tu embarazo sea más saludable y feliz. Aplica estos consejos y prepárate para dormir como bebé.